Compartir Compartir      
 

 XXV Peregrinación Comunidad Católica de Sordos


El día 24 de marzo de 2012 se llevo acabo la XXV peregrinación a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe organizada como cada año por la Comunidad de Sordos del Templo de San Hipólito.

XXV Peregrinación Comunidad Católica de Sordos


Una peregrinación es un acto de nobleza porque significa caminar e ir al encuentro del Señor. Estamos en este mundo de paso, somos peregrinos y vamos creciendo y junto con este noble acto de amor, recordamos el sentido de nuestra vida.


XXV Peregrinación Comunidad Católica de Sordos clic para ver la galeria

El día 24 de marzo de 2012 se llevo acabo la XXV peregrinación a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe organizada como cada año por la Comunidad de Sordos del Templo de San Hipólito.

A las 11:00hrs. se reunieron en el templo de San Hipólito, Sordos de diferentes comunidades, incluyendo alumnos del Centro Clotet y personas de la Pastoral de Sordos, para dirigirse a la glorieta de Peralvillo, donde esperaban Sordos de diferentes comunidades de la republica: Cuernavaca, Puebla, Guadalajara, Toluca, Oaxaca, Chihuahua, Aguas Calientes, San Luís Potosí y juntos llegar al santuario de nuestra Señora de Guadalupe, acompañados con rezos signados en Lengua de Señas Mexicana por el Hno. Adolfo Villaseñor y Ursula Miliar.

La eucaristía inició a las 14:00 hrs. Presidida Por el M. R. P. Provincial Alejandro Cerón Rossainz, quien dio la bienvenida en la puerta a los peregrinos, acompañado por P. Jerome Joseph cmf y P. Francisco Díaz cmf

El P. Alejandro Cerón, agradeció a los pies de la Madre Santísima de Guadalupe, el XXV Aniversario de la peregrinación de la Comunidad Sorda y durante la homilía dijo:

“Una peregrinación es un acto de nobleza porque significa caminar e ir al encuentro del Señor. Estamos en este mundo de paso, somos peregrinos y vamos creciendo y junto con este noble acto de amor, recordamos el sentido de nuestra vida.

Queremos ofrecerle a Dios todo lo que somos y tenemos; pedirle su compañía, aumento de fe, esperanza, caridad y con nuestras obras construir un mundo mejor.

Todos los que estamos aquí participando de la eucaristía queremos poner en este altar nuestra fe, esperanza y caridad, para que salgamos de aquí renovados con la confianza en nuestra madre, que siempre nos acompaña, llevándonos hasta Jesús.

Que santa María de Guadalupe a quien solicitamos su intercesión poderosa ante Dios, nos de la fe y luz para continuar con nuestra vida cotidiana.”

Después de la celebración se llevo acabo la convivencia en el salón del DIF de Tlatelolco, quien generosamente ofreció la comida, algunos Sordos animaron este momento.

Hno. Adolfo Villaseñor Rangel, CMF

 

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño