Compartir Compartir      
 

 

Discerniendo como Iglesia Parroquial


Agradecidos con Dios y con nosotros mismos, concluimos la reflexión del día con la Exposición del Santísimo Sacramento en ambiente de oración comunitaria.

Corazón de María

La mañana fría del sábado 9 de septiembre nos reunimos en el Colegio Sciffi (atendido por las Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento) representantes de los diferentes grupos parroquiales para vivir un Retiro. No éramos tantos como esperábamos, sin embargo, el encuentro, la cercanía y el afecto nos causó una alegría profunda.

Las Junioras Clarisas nos motivaron a cantar y a bailar. Sus dinámicas; nos ayudaron a espantar el frío que, a esa hora de la mañana, casi congelaba las manos. El Padre Mario nos ayudó a entender una de las primeras dificultades, reales y doctrinales, entre la Comunidad Cristiana de Antioquía y la de Jerusalén que se resuelve, con la ayuda del Espíritu Santo, a través del discernimiento y el diálogo. El Capítulo 15 del libro de los Hechos de los Apóstoles da cuenta de este asunto.

Una nueva primavera del Espíritu Santo vivió la Iglesia Católica en la realización del Concilio Ecuménico Vaticano II, subrayó el Padre Irving en su reflexión sobre este significativo acontecimiento. La Iglesia, movida por el Espíritu, discierne su misión y su tarea en el mundo de hoy. La Iglesia se mira como misterio de comunión y servidora del Reino. Redescubre la presencia del Espíritu Santo en la Palabra (Dei Verbum), en la Liturgia (Sacrosanctum Conclilim), en la Historia (Gaudium et Spes) y en sí misma (Lumen Gentium).

Finalmente, nos acercamos a la Iglesia de la Ciudad de México y su proceso misionero evangelizador con la ayuda del Padre Alejandro. Para la reflexión grupal partió del Documento “Orientaciones Pastorales” del Señor Cardenal Norberto Rivera, señaló diez “desafíos” pastorales: entre ellos;

  1. Los jóvenes, por una parte sus creencias y prácticas religiosas, recibidas en familia en la infancia, no maduradas.
  2. Las familias y los nuevos escenarios sociopolíticos, los divorcios, los padres y las madres solteras, su participación en la vida de fe en una comunidad.
  3. La formación de los agentes laicos carente de una proyección social, más cercana al adoctrinamiento.
  4. La endeble identidad de los agentes de evangelización; los alejados del influjo del Evangelio, aunque siguen considerándose católicos, en algunos casos llegan a ser los más acérrimos críticos de la Iglesia.
  5. Los agentes de evangelización, se dedican más a la formación y a la catequesis que a la pastoral familiar, pastoral social y pastoral juvenil.

Gracias a Dios, no todo quedó en desafíos … también compartió las áreas prioritarias del Plan Arquidiocesano: la Familia (cimiento de humanidad y de fe), la Parroquia (comunidad misionera y testimonial), las Nuevas Generaciones, la Formación de laicos (como discípulos misioneros), el Pastor Misionero (para la Ciudad de México), la necesidad y urgencia de las Vocaciones (fuente de la comunión y de la misión) y, finalmente, la Evangelización de las culturas y sus periferias existenciales.

Agradecidos con Dios y con nosotros mismos, concluimos la reflexión del día con la Exposición del Santísimo Sacramento en ambiente de oración comunitaria. Nutridos por el Encuentro, regresamos a Casa, como los discípulos de Emmaús, contentos de haber compartido con el Señor Resucitado.

P.Alejandro Quezada, CMF

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño