Compartir Compartir      
 

 

La Fragua en nuestra vida de Provincia


Patris Mei, Claret y la Palabra de Dios

Corazón de María

“En estos tiempos, cuando lo valioso es lo inmediato, instantáneo, fulminante, lo rápido, puntal, hay que frenar un poco para acoplarse al ritmo del Espíritu”.

Preguntarnos si vamos bien en nuestro proceso de conversión, en qué situación nos encontramos, si nos vemos y nos sabemos acompañados con Quien camina con nosotros. ¿Cuál es la acción de Dios en la propia vida? Felizmente, la conversión es un apasionante proceso. En ese Proceso se pone en juego la dimensión más profunda de cada persona. Nada de cuanto contribuya a la Gloria de Dios, a nuestra santificación personal y a la salvación de los hombres de todo el mundo nos puede parecer indiferente o inútil.

(La siguiente reflexión puede ubicarse en esta perspectiva).

 Que Dios es Padre constituye la novedad más radical y decisiva que Jesús vino a comunicarnos. ¡Qué hay en la vida de Jesús que sea sin referencia a la voluntad del Padre!

>Tomo una de sus expresiones, la encuentro oportuna y muy exacta para esta reflexión.>

Es Palabra de Jesús que recoge San Juan: (v. 17): Mi Padre trabaja siempre y yo también trabajo. Jesús apegado y fiel hasta la muerte a la voluntad de Dios Padre. ¡Padre, no se haga mi voluntad sino la tuya!

Quizá no resulten ya muy familiares las primeras palabras de Jesús: “¿Por qué me buscaban, no sabían que tengo que estar en los asuntos de mi Padre?” y las pronunciadas en la Cruz, “Padre en tus manos”,… la misma familiaridad o rutina nos pueden hacer perder la oportunidad de ahondar en su profundo significado…

Para Claret urgido por la caridad de Cristo, qué es esa “caridad” si no la voluntad el celo por la Gloria de Dios, traducida en su lenguaje apostólico: la salvación de todos los hombres, en su original expresión que ¡todos te conozcan, te amen, te sirvan, te hagan amar!>

En la original sensibilidad de Claret-niño no nos extrañe su reacción en su inicial celo: “deténganse, lo de siempre, siempre, siempre… No puedo tener reposo, tengo que correr y gritar…  (Aut. 11). Se repetiría en su celo: “Dios quiere que todos los hombres se salven”. No hay tiempo que perder. Urge, ¡apremia la caridad de Cristo! Es lo más importante; hay que saber llegar y llegar a tiempo.

Con qué fidelidad y con qué amor vemos a Claret inspirado en el ejemplo de Jesús: incansable, disponible, compadeciéndose, haciendo todo bien.>

Porque Dios quiere que el hombre viva y que viva feliz con el sabor y la riqueza de las Bienaventuranzas.

En el corazón y la mente estaba la fuerza de la Palaba viva, la que le inspiraba el Espíritu y ser consecuente con su también, su original expresión, responder estar atento a lo más urgente, oportuno y eficaz.

Con los ojos y el corazón puestos en Jesús, en su Palabra: “Mi Padre siempre trabaja y también yo trabajo”…no hay tiempo para perder: abramos bien los ojos: en qué y cómo trabaja hoy el Padre y su Hijo Jesucristo. “Que no tenía tiempo ni para comer”…

Nada ni nadie detuvo la confianza y la entrega de Claret en su Misión. Cuando en la vida de Jesús se lee: con claridad, con valentía Jesús responde: “Vayan a decir a ese zorro…: Jesús siempre habla francamente y si temor. (Lc 13, 31).

Hoy, ¿quién quiere silenciar a Jesús, silenciar a la Iglesia? La destrucción de los valores anunciados por Jesús, ¿quién se atreve a perder la vida por ellos? Hoy hacen falta Profetas, Mártires, Creyentes en Jesús a tiempo completo.

La Gloria del Padre Dios, ¿tiene cabida en las categorías que bombardean los intereses primordiales de esta época? En lo real de nuestra vida, ¿Dios es Padre? De la abundancia de nuestra filiación hablará nuestra vida.

Quizás nuestra voz es débil, tímida, confusa, evasiva. No contagia entusiasmo y por qué será. Nuestra confesión de fe en Dios Padre, ¿de qué Dios habla y a quién habla? ¿Con qué convencimientos?

Démonos una respuesta desde nuestra sinceridad y humildad.

El Concilio Vaticano II convocó, para admirar comprometernos y agradecer los progresos de la tecnología, de toda ciencia. Nos interroga en “este período nuevo de la historia” si todo ello ha contribuido a lograr mejores relaciones fraternas, mayor solución en el problema del hambre, de la injusticia, hay mayor conciencia de la necesidad de una verdadera unidad de los creyentes en Jesucristo; es más creíble el testimonio de los consagrados/as a la evangelización…

Es nuestra hora. Es nuestra hora de manifestar misericordia, de ofrecer perdón y pedirlo… Los cambios son profundos y acelerados. No podemos cruzar los brazos y dejar hacer… Para un auténtico seguidor de Cristo Jesús nada puede ser indiferente. Tomar la cruz no nos puede dejar tranquilos.

¿Cuál fue el propósito de Dios en la vida de Claret y cuál es Su propósito hoy en nuestra vida?

La palabra de Jesús es debe ser re-tomada en serio: “Fuego vine a traer a la tierra y qué quiero sino que arda”. No olvidemos que un Claretiano debe ser un hombre que arde en caridad.

Porque el Padre quiere al Hijo y le muestra todo lo que Él hace.

“Yo no puedo hacer nada por mi cuenta: juzgo según lo que oigo; y mi juicio es justo porque no busco mi voluntad sino la voluntad del que me ha enviado”. Y dedicados nosotros a la obra de Dios, no olvidemos que la obra es que creáis en quien Él ha enviado.

Confesemos con Juan Bautista, que nadie puede recibir nada si no se le ha dado del cielo. “Si conocieras el don de Dios”… Conocer este don es también una clara de toda conversión a la Palabra de Jesús Maestro.

Para nuestra fidelidad de evangelizadores tenemos que vivir impregnados de la sabiduría del Espíritu, recordando y viviendo aquello que Jesús nos advierte. “Mi doctrina no es mía, sino del que me ha enviado”.

Con cuánta paz y generosidad llega al final de su vida terrena: “Padre en tus manos entrego mi Espíritu”.

El ejemplo de Jesús está bien marcado. “Mi Padre trabaja siempre y Yo también trabajo”. 

 

P. José Rodolfo García Mireles, CMF.

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño