Compartir Compartir      
 

 

Martirio y Biblia


¡Jesús, muero por tu causa! ¡Viva… viva Cristo Rey!

PBCM

El día 20 de noviembre del 2016 celebramos la fiesta de Cristo Rey, es una de las fiestas del calendario litúrgico más importante. Se dice que dicha fiesta fue instaurada por el Papa Pío XI el 11 de marzo de 1925 y posteriormente se cambió según el ciclo litúrgico para cerrarlo.

Así, que podemos unirnos con todos los creyentes y expresar éste y todos los meses: ¡VIVA CRISTO REY!

El libro de Daniel nos recuerda: “Dios hará surgir un Reino que jamás será destruido…”. (Dn 2,44). Y los evangelistas Mateo y Lucas también nos dan cuenta de esta importante aseveración de fe: “Venga tu Reino”. (Mt 6,9-13. Lc 11,2-4).

Aunado a todo esto la expresión: ¡VIVA CRISTO REY! en el contexto de la iglesia católica en México hace recordar un pasado muy difícil para ella. Tiempo de persecución, tiempo de ultrajes y sobre todo, tiempo de martirio. En los años 20´s hubo mucha sangre derramada de hombres, mujeres y niños; sacerdotes y laicos que por su fe fueron masacrados, torturados, asesinados. Para nosotros claretianos es imposible soslayar el martirio del Beato Andrés Solá y evocar sus últimas expresiones: ¡Jesús, muero por tu causa! ¡Viva… viva Cristo Rey!

La raíz y el significado de la palabra mártir hacen referencia a testigo. En ésta línea,  el Nuevo Testamento, sobre todo, en la persona de Jesucristo nos habla de una entrega, de una donación y del derramamiento de su sangre por amor.

Otro pasaje del Nuevo Testamento que habla de martirio es el que nos narra el testimonio de San Esteban (Proto-mártir): “Mientras era apedreado. Esteban oraba así: Señor Jesús, recibe mi espíritu”. (Hch 7,59); el cual entregaba su vida por una causa justa, la causa del Evangelio.

Así, la sangre del martirio en la historia de la Iglesia ha dejado páginas imborrables que proyectan vida. Por su parte y por paradójico que parezca, los Mártires Cristeros mientras estaban a unos instantes de su muerte expresaban: ¡VIVA CRISTO REY!  Afirmación bíblica que nos recuerda el Reinado y la infinitud de Jesús, pero también la fe, el valor y la entrega de los mártires. 

Los mártires nos hacen recordar en “presente” que vale la pena apostar, buscar y encontrar el Reino de Dios. Que  el Reino de Dios vale más que todos los tesoros de la tierra.

Entonces, hoy como Iglesia, se trata de lograr que Jesús reine en el corazón de los seres humanos. Con esto también seremos “testigos” y conseguiremos alcanzar un mundo nuevo en el que reine el amor, la justicia, la paz y la salvación eterna de todos los hombres.

 

P. Ernesto Mejía, CMF

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño