Compartir Compartir      
 


Mártires de Barbastro

"Y el camino del martirio resulta, pese a sus verdugos, una marcha triunfal"

75 Aniversario del Martirio de más de 260 Misioneros Claretianos de Barbastro


Mártires de Barbastro

En agosto de 2011 se celebra el 75 Aniversario del Martirio de más de 260 Misioneros Claretianos en los inicios de la guerra civil española (1936). Barbastro, Cervera, Fernán Caballero, son nombres que resuenan en la geografía congregacional. Algunos de estos mártires han sido ya reconocidos oficialmente como tales por la autoridad eclesiástica y la causa de otros está en proceso.

De este numeroso grupo, 46 mártires fueron miembros de la Provincia Claretiana de Bética. Para honrarlos, esta Provincia ha publicado recientemente algunos materiales con el lema: “Mártires por la fe, maestros en fidelidad”. Se trata de la reedición de una parte de la reseña histórica de la Provincia, así como de un guión para un Retiro Comunitario, estampas con una oración y unos posters que reproducen dos imágenes, obra del afamado pintor español Juan Palomo Reina.

Mártires de Barbastro
Beatos Mártires Claretianos de Barbastro


El Martirio de los 51 Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María de Barbastro aconteció durante los días 2, 12, 13, 15 y 18 del mes de agosto de 1936.

La Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca-España) estaba formada por 60 misioneros: 9 Sacerdotes, 12 Hermanos Misioneros y 39 Estudiantes a punto de recibir el Sacramento del Orden Sacerdotal.

El lunes 20 de julio de 1936 el Seminario fue asaltado y registrado, infructuosamente, en busca de armas. Fueron arrestados todos sus miembros. El Superior, P. Felipe de Jesús Munárriz, el formador de los Estudiantes, P. Juan Díaz, y el administrador, P. Leoncio Pérez, fueron llevados directamente a la cárcel municipal. Los ancianos y enfermos fueron trasladados al Asilo o al Hospital. Los demás fueron conducidos al Colegio de los Escolapios, en cuyo salón de actos quedaron encerrados hasta el día de su ejecución.

A lo largo de su breve estancia en la cárcel, los tres responsables de la comunidad claretiana fueron verdaderamente ejemplares. Sin ninguna clase de juicio, simplemente por su condición religiosa, fueron fusilados a la entrada del cementerio al alba del día 2 de agosto.

Los que permanecieron encarcelados en el salón de los Escolapios, desde el primer momento se prepararon para morir. Durante los primeros días de cautiverio pudieron recibir la comunión clandestinamente. La Eucaristía fue, en aquellos trágicos momentos, el centro de su vida y el origen de su fortaleza. Con la oración, el rezo del Oficio y el rosario fueron preparándose interiormente para la muerte. Hubieron de soportar muchas incomodidades físicas y morales. Fueron atormentados con simulacros de fusilamiento. Les introdujeron prostitutas en el salón para provocarles. Varios recibieron distintas ofertas de liberación. Pero ni uno solo claudicó.

El reconocimiento de su heroicidad ante el martirio fue reconocido por todos desde el primer momento. Herederos del espíritu apostólico de san Antonio María Claret, se mantuvieron atentos a los desafíos misioneros de ese su tiempo: antes de ser encarcelados se habían mostrado sensibles a los más desfavorecidos de su epoca, los obreros, y se estaban preparando con ilusión y mirada universal para un ya próximo ministerio. Fueron beatificados por el Papa Juan Pablo II el 25 de octubre de 1992.

Visita el sitio de los Mártires de Barbastro 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño