Compartir Compartir      
 


La Fragua

La Fragua, experiencia de formación permanente.

La Fragua


La Fragua

Con el fin de que todos los claretianos podamos revivir intensamente nuestra experiencia carismática (condición indispensable para un ejercicio auténtico del ministerio de la palabra), se ha puesto en marcha esta experiencia de reiniciación claretiana que se denomina Fragua.

1) Se trata de una verdadera experiencia, no un curso de for­ma­ción doctrinal o pastoral. Esto significa que intenta pro­mover un aprendizaje que implica contacto directo con la rea­lidad, ruptura de las inercias acumuladas, riesgo para aden­trarse en la novedad y fuerza suficiente para modificar la vi­sión de las co­sas.

2) Es suficientemente prolongada para que se pueda cum­plir el objetivo que persigue. Dadas nuestras posibilidades, la duración se ha establecido en cuatro meses.

3) Se centra en los cuatro núcleos básicos de nues­tro carisma claretiano con las correlaciones que hemos presen­tado en estas Bases, de manera que el mismo método propicie la expe­riencia de los puntos críticos situacionales y de los núcleos de nuestra experiencia, síntesis imprescindible para un misionero.

4) Se organiza según un método que combina la experien­cia, la reflexión, la comunicación, la celebración y el compro­miso, y que atiende al proceso de cada persona. Teniendo en cuenta los puntos críticos a los que la Fragua pre­tende respon­der, las expe­riencias básicas son:

· Salida del lugar habitual de residencia, ruptura del ritmo de vida y apertura a otro contexto socioeclesial y congregacional diverso (contra la instalación).

· Profundización en el autoconocimien­to, en la oración y en la "lectio divina" misioneras y en el análisis crítico de la reali­dad (contra la superficialidad).

· Con­tacto con realidades de po­breza y margi­nación (contra el egocen­tris­mo).

5) Implica una adecuada programación:

· La orga­nización de una tanda anual.

· La participa­ción de unas 12/15 personas en cada Fragua.

· La pro­gramación por parte de los Organismos que envían sus miembros, de modo que se puedan prever las per­sonas que van a participar en cada una, las sustitu­ciones nece­sarias o las reducciones en los compromisos apostóli­cos.

6) Está coordinada y animada por un equipo de dos o tres personas dedicado prioritariamente a esta tarea.

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño