Compartir Compartir      
 

 

5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente

El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer.

Medio Ambiente

1. Día Mundial del Medio Ambiente (WED)

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la ONU en 1972. Ese mismo año se estableció también el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). En 1974 se llevó a cabo el primer WED con el tema "Only One Earth" (Solo una tierra). A partir de 1987 diferentes países han presidido el evento. Este año Canadá es el anfitrión del día con el tema Conectando a la gente a la naturaleza. WED es una oportunidad para realizar nuestra responsabilidad de cuidar la naturaleza.

2. Oración de invocación

¡Señor Dios nuestro! Has hecho la naturaleza y los seres humanos del barro, pero nosotros Nos hemos alienado de la naturaleza. Con esto, nos destruimos a nosotros mismos y al medio ambiente. Ayúdanos a reconectarnos a la naturaleza. Amén.

• Observemos y escuchamos el Cántico de las Criaturas:

https://www.youtube.com/watch?v=2GSt4Tw4sZY

3.Lectura bíblica y reflexión: Génesis 2,4-9a

Ésta es la historia de la creación del cielo y de la tierra. Cuando el Señor Dios hizo tierra y cielo, no había aún matorrales en la tierra, ni brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia a la tierra, ni había hombre que cultivase el campo y sacase un manantial de la tierra para regar la superficie del campo. Entonces el Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo.

El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer.

Reflexión

El barro es la madre de la naturaleza y de los seres humanos. El mundo ha existido incluso antes de que el hombre fuera creado. El ser humano fue creado después de la naturaleza; por ello el ser humano no puede vivir sin la naturaleza. Es por esta razón que Dios aconseja al ser humano que trabaje y guarde la naturaleza (Gn 2,15). Dios también dijo que el ser humano "puede gobernar sobre todas las criaturas" (Gn 1,26). La frase 'dejar que ellos gobiernen' (radah en hebreo) significa cuidar de las criaturas con compasión y sin egoísmo. Dios no dice que la naturaleza deba ser explotada. De hecho, Dios ordena no cultivar la tierra en el séptimo año y no trabajar en el séptimo día (Ex 23,10-11). Dios prohíbe la cría de animales y plantas (Lev 19,19); también prohíbe el corte de los frutos en el tiempo de la guerra, 'Los árboles frutales no son sus enemigos, así que no los reduzcan' (Deut. 20,19). Para Dios, solo un mundo tan interconectado fue considerado como bueno. (Gen 1, 18).

El mundo ha venido de Dios y él permanece conectado al mundo. Él camina a través del jardín (Edén) (Génesis 3,8); habla a través del fuego (Ex 3,2); Aparece (a Arón y al pueblo) a través de una luz deslumbrante (Ex 16,10); está en todas partes en el cielo y en la tierra (Jer 23,24 ) y desciende como paloma (sobre Jesús) (Mt 3,16). Solo el ser humano se ha apartado de la naturaleza. Basta ver los problemas ambientales actuales: el calentamiento global, el aumento de los gases de efecto invernadero, la desertificación de la tierra, etc., son signos de nuestra desconexión y explotación de la naturaleza. Debido a esta explotación la creación está gimiendo de dolor (Rom 8,19-22). El anuncio de la Buena Nueva a toda la creación (Mc 16,15) llama a la restauración de la conexión con la tierra. Pero no basta con preservar esta conexión. Como Jesús enseña en la parábola de los talentos, tenemos que hacer que la naturaleza florezca y se multiplique (Mt 25,14-30).

Oración de intercesión: Rezaremos para que:

Reconozcamos nuestra dependencia de la naturaleza

Respetemos los derechos del medio ambiente y de los pobres

Dejemos de explotar los recursos naturales

Utilicemos los frutos de la naturaleza de manera sostenible y los distribuyamos con justicia

Podamos vivir en armonía / paz unos con otros y con la naturaleza. 

4.Cómo conectarse

Cuando aún éramos unos bebés nos dimos cuenta de que las piernas y las manos estaban conectadas a nuestro torso cuando las intentábamos morderlas. Continuamos experimentando nuestra conexión con nuestro cuerpo y con la naturaleza a través de nuestros siete sentidos. Comencemos con los sentidos que nos son menos conocidos. Hay un sentido llamado sentido vestibular. Este proporciona la sensación de movimiento y equilibrio del cuerpo. Es debido al sentido vestibular que experimentamos el movimiento mientras viajamos en tren y mantenemos el equilibrio corporal mientras estamos acostados, sentados o caminando. El sentido de la propiocepción informa al organismo el conocimiento sobre la posición de las diferentes partes del cuerpo. Es debido a la propiocepción que la mano es capaz de alcanzar la comida y llevarla a la boca (incluso en la oscuridad) y al comer no mordernos la lengua. En ausencia de este sentido necesitaríamos cientos de lenguas. A través de los sentidos de la vista, el olfato, el gusto, el oído y el tacto estamos conectados predominantemente al mundo externo. Mediante el uso consciente de los sentidos podemos experimentar que somos una extensión de la naturaleza y de Dios. Esta experiencia creará en nosotros el impulso de conservar y nutrir la naturaleza, además de a amar a las demás personas y a Dios.

Los siguientes son medios sencillos para fortalecer nuestra conexión:

  • Caminar / jugar descalzo en la arena o en el barro 
  • Bañarse conscientemente y experimentando el toque del agua
  • Observar los insectos en el suelo
  • Visitar un parque / zoológico y observar la biodiversidad
  • Observar el cielo por la noche
  • Escuchar el sonido que nos rodea
  • Comer conscientemente, en silencio; experimentar el sabor y el olor
  • Consumir alimentos sin desperdiciar
  • Recoger basura en el barrio
  • Plantando árboles y plantas en macetas para colocarlas en nuestras casas
  • Reducir el uso de vehículos, electricidad, agua, etc.
  • Regalar las cosas en buen estado que no usamos regularmente
  • Permanezca inmóvil (meditar) experimentando las sensaciones del cuerpo

5. Oración final

¡Señor Dios nuestro! El mundo lleva las marcas de tus dedos y todos compartimos tu aliento. Aumenta en nosotros la conciencia de esta conexión. Ayudar al pueblo y a los gobiernos a cuidar la naturaleza y los pobres. Amén.

 

Vincent Anesthasiar,CMF

Secretariat for JPIC, E mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Curia Generalizia di Claretiani, 

Via Sacro Cuore di Maria, 5

00197 Roma.

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño