Compartir Compartir      
 

 

San Antonio María Claret, Apóstol de la Biblia en la Iglesia

La Biblia es para Claret, voz viva que le habla y le transforma; una saeta que le traspasó el corazón; le descubre el camino de su vida: hacer en todo la voluntad de Dios y en todo esto la presencia de María, nuestra dulce Madre.

Encuentro de Pastoral Bíblica

Nos encontramos en el mes misionero de la Iglesia y no podía ser otro mes para celebrar a nuestro Santo Fundador, Antonio María Claret, Misionero Apostólico, oyente, testigo y servidor de la Palabra.

Este Misionero no es sólo fundador de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de la Virgen María, los Claretianos, constituye un don de Dios para la Iglesia. Decía convencido y avalado por su vida: “Mi espíritu es para todo el mundo”. (EC I). Hombre cercano, un hermano nuestro, convertido completamente por la fuerza de la Palabra, que él leía con fe cada día. Claret fue un santo por obra y gracia de la Palabra de Dios. Ésta le configuró con Jesús misionero enviado por el Padre.

San Antonio María Claret nos muestra palpablemente la fecundidad y exuberante fuerza de la Palabra cuando nos abandonamos a su perseverante lectura, con espíritu creyente, disponible y obediente, para realizar la voluntad divina. Así es como el mismo Dios se nos comunica como una luz que siempre orienta y con una energía que opera en nosotros su designio dentro de la historia de la salvación. Él constituye para nosotros el paradigma que nos invita a convertirnos también nosotros en apóstoles idóneos de la Palabra, de tal manera que también proclamemos el mensaje del Reino como el Jesús de los evangelios.

La Biblia es para Claret, voz viva que le habla y le transforma; una saeta que le traspasó el corazón; le descubre el camino de su vida: hacer en todo la voluntad de Dios y en todo esto la presencia de María, nuestra dulce Madre. La Biblia siempre le acompañó, le ha dado a luz como misionero apostólico en la Iglesia pero también él la ha dado a luz en y para la Iglesia.

Claret es misionero de la Palabra de Dios, anunció sin parar el Evangelio, aún en los altos cargos que desarrolló nunca dejó de ser misionero que mira continuamente la vida de Jesús y le imita. Claret es maestro y difusor de la Biblia, predica la Palabra recordando a San Pablo: “insiste oportuna e importunamente”.

Concluímos que Claret, a quien recordamos tan especialmente en este mes misionero, nos ofrece una herencia y compromiso bíblicos: nos invita a tener un contacto directo con la Palabra de Dios. Un cara a cara. Realizar una lectura asidua, familiar que sea el pan nuestro de cada día en concentración cristológica.

 

Fuente: Contreras, Francisco. Leer la Biblia como Palabra de Dios. Verbo Divino. 

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño