P. Andrés Solá y Compañeros Mártires


Que ésta realidad martirial vivida e impregnada en la historia nacional nos motive misioneramente y con gozo y compromisos concretos nos preparemos a celebrar el 90 aniversario del martirio de nuestro hermano Andrés Solá y compañeros mártires. 

 

editorial_febrero

Tratando de seguir una línea motivadora hacia la celebración de los 90 años del aniversario del martirio del Beato Andrés Solá (Misionero Claretiano) y compañeros mártires, en éste mes recordaremos algunos elementos históricos, que quizá muchos de nosotros conocemos o hemos escuchado. Sin embargo, lo que pretendemos es, a través de esta imborrable memoria histórica, reinsentivar en cada uno de nosotros los miembros de la Provincia el sentido misionero.

Pero también, como Misioneros Claretianos, intentamos con estos mensajes mensuales reconocer la gran entrega del pueblo laical de ese entonces. Es en base a ésta memoria histórica seguir reviviendo la importancia del laico(a) de nuestro México. De un importante número de mártires que con su vida y muerte dieron testimonio de su amor a Jesucristo.

Así pues, seguiremos hablando de los contextos sociales del Beato Andrés Solá, que junto con el P. José Trinidad Rangel y el laico Sr. Leonardo Pérez, enmarcaron su fusilamiento por el “Gobierno”, durante el tiempo de la persecución religiosa o Guerra Cristera.
Fue un tiempo muy difícil para la Iglesia católica de México que por aberrantes posturas gubernamentales se cometieron horrendos crímenes contra la fe y las creencias de los hombres y mujeres católicos de aquel tiempo.

En 1924 llegó al poder Plutarco Elías Calles, representante del sector más radical del gobierno. Para 1926 había hecho aprobar la llamada “Ley Calles” que castigaba cualquier actividad de culto y caridad cristiana.

Ser católico y expresarlo era considerado un delito y este delito se pagaba con la muerte inmediata.

Los atropellos se multiplicaban incluyendo el martirio de muchísimos sacerdotes y laicos: niños, jóvenes y adultos.
Más de alguna ocasión hemos escuchado relatos de increíbles hechos, de hazañas y hasta de posibles fantasías acerca de los hombres y mujeres que vivieron y participaron en aquella época. Como bien sabemos a ese periodo se le conoce con el nombre de la “Cristiada”, cuya etapa más significativa tuvo lugar del año 1926-1929.

Referirse a la “Cristiada” es incluir en primer lugar la persecución abierta y franca a la Iglesia Católica, por parte de los gobernantes y personajes que en un momento dado se dieron a la elaboración y aplicación de leyes violatorias de los derechos humanos, sobre todo, de los derechos religiosos. Se comenzó a dar lugar al encarcelamiento y ejecución de gente pacífica e inocente, incluso, llegando  a ensañarse hasta con mujeres, adolescentes y niños.

Los frutos de la persecución religiosa produjeron ejemplares testigos de valentía, que en el lenguaje canónico reciben el nombre y el título de “mártires” o “testigos”.

Estas heroicas hazañas de fe fueron especialmente significativas en los estados de Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Zacatecas, Colima, Nayarit y obviamente, en la capital de la República. El estado de Guanajuato por su parte cuenta con un largo historial en este sentido. Razón por la cual, hacia este 90 aniversario martirial continuaremos recordando los nombres de José Trinidad Rangel, Leonardo Pérez y Andrés Solá, Misionero Claretiano, no como algo que queda en los archivos históricos, sino como una respuesta de entrega y compromiso.

Esperamos que esta preparación, entre otras cosas, nos impulse a continuar nuestro compromiso misionero de la mano de los laicos (as) en cada una de nuestras comunidades.


P. Ernesto Mejía Mejía
Prefecto de Apostolado 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño