Compartir Compartir      
 


San Judas uno de los doce (Lucas 6, 12-19)

 

Las vivencias de esa comunidad nos presentan experiencias que son iluminadoras para nuestras experiencias.

Hermano Misionero

En la misa de hoy escuchamos: “Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, eligió a doce de entre ellos y les dio el nombre de apóstoles.” Uno de los doce fue San Judas. Esos doce con Jesús hacían una hermosa comunidad. Las vivencias de esa comunidad nos presentan experiencias que son iluminadoras para nuestras experiencias, como miembros de una comunidad familiar, social o religiosa. A los apóstoles les unía el seguimiento de Jesús, y compartían las diversas tareas que el actuar de Jesús les iba imponiendo. En la comunidad de familia cada cristiano debe asumir el papel que le corresponda, en eficaz coordinación con los otros miembros de dicha familia; de manera semejante en el ámbito social. En donde tal vez encontramos más descuido de asumir cada quién la tarea que le corresponde, es en el ámbito religioso. Al sumarse San Judas a los doce aprende de Jesús una manera de pensar y de actuar, y como apóstol realiza  su intermediación hacia la gente  que buscaban a Jesús. Eso hizo entonces, eso hace ahora con sus seguidores...

Toda comunidad sea familiar, sea de trabajo o sea de convivencia ciudadana, conlleva múltiples motivos de mal entendimiento con alguno o con algunos de los otros miembros de esa comunidad. Nuestro temperamento, las edades diferentes, modos de ver y de juzgar los acontecimientos llevados por nuestras experiencias personales, por lo que nos han enseñado, he leído o simplemente siento qué…, nos lleva a desaprobaciones, choques o simples disgustos interiores.  Pero también las diferentes manera de ver y actuar en la vida nos  ofrecen valores dignos de ser aprovechados: Nos ayudan a darnos cuenta de lo que tenemos y no agrada (o sí agrada) a los demás y elegir lo que sea más conveniente; podemos darnos cuenta que aquello que yo conocía bien tiene diferentes facetas que aunque choquen tienen cada enfoque su razón de ser; aprendemos que si es justo que los demás respeten mi manera de ver la vida también es justo que yo respete el enfoque de los compañeros, Habrá ocasiones en que  yo esté en lo correcto y los otros no pero que no está a mi alcance en cambiar a los otros. (Da tu testimonio y sobrelleva en paciencia la diferencia.) Y…a que viene todo esto el día de San Judas: Pues a que actualmente somos malos para convivir sea en casa o fuera de casa; San Judas vivió con el grupo de apóstoles y con Jesús, todos tan diferentes, con un historial de vida personal, tan diferentes y supo convivir, por eso está preparado no tan solo para quitarnos de vicios sino también para ayudarnos a vivir con respeto, sana tolerancia y mutuo esfuerzo de superación.

P. Héctor Núñez Gutiérrez, CMF

 

ELEMENTOS Y ESTRATEGIAS
Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño